Crucero a Ushuaia: murió una mujer, otra sufrió múltiples fracturas y un pasajero cayó al agua

La zaga de fatalidades en el mar austral no se detiene. Mientras sigue bajo análisis las causas por las cuales un bote semirrígido –perteneciente al buque de pasajeros de bandera portuguesa Word Explorer– dio una vuelta de campana en proximidades del continente blanco mientras realizaba una excursión, ocasionando la muerte inmediata de dos turistas estadounidenses de 76 y 80 años, en los últimos días se una seguidilla de accidentes fatales encendió las luces de alarma en el sector.

El pasado 28 de noviembre en una embarcación similar a la anterior, perteneciente en este caso al crucero noruego Viking Polaris, y en idénticas circunstancias, sufrió una avería que la deja momentáneamente sin propulsión, lo que originó que por acción de la marea la pasajera Nancy Creech (78) sea eyectada a casi dos metros de altura cayendo posteriormente al piso de la embarcación sufriendo múltiples fracturas.

En el mismo incidente, otro pasajero cayó al agua siendo posteriormente rescatado por la tripulación con evidentes signos de hipotermia. En su declaración ante Prefectura Naval Argentina la capitán del buque atribuyó el accidente a fallas en el material del semirrígido utilizado para el tour marino.

Pero las peripecias del Vikin Polaris no terminarían allí. El 29 de noviembre mientras regresaba al puerto de Ushuaia para evacuar a las víctimas, es afectado por un fuerte temporal con vientos superiores a los 82 nudos (casi 150 Km/h) y mar gruesa lo que provoca que una ola, al impactar sobre la nave, produjera la rotura de varios paneles vidriados de su banda de babor (izquierda) con el consecuente fallecimiento de la pasajera estadounidense Sheri Zhu de 60 años.

La magnitud de los destrozos también provocó heridas de distinta gravedad a los pasajeros David Kuo (63) Eduards Jefferson (75) Nelson Jo (77) y Susan Eduard (66)

Todos los siniestros mencionados están siendo investigados por personal de la Prefectura Naval Argentina y del juzgado federal de primera instancia de Ushuaia a cargo del doctor Federico Calvete; mientras que el Viking Polaris se encuentra fondeado en la rada del puerto local habiendo sido sus pasajeros evacuados del mismo.

Síguenos en Facebook
A %d blogueros les gusta esto: