Chaqueños asesinados en Buenos Aires

chaqueños

El crimen se perpetró en la noche del viernes en la localidad del Conurbano bonaerense en una pensión. Con más de 30 disparos, fueron asesinados un joven, sus dos hermanas y su novia; también un bebé fue herido en una masacre calificada con sello narco.
“Vos sos transa, vos sos transa”, fue lo último que se oyó antes de los estruendos. Fueron más de 30 los tiros que dispararon los sicarios para matar a tres mujeres y un hombre, y herir a un bebé. Por esa frase que escucharon los vecinos, la principal hipótesis es la de un cuádruple crimen narco, cita la crónica del hecho que publica Clarín.
El sangriento episodio tuvo lugar en un inquilinato de diez habitaciones ubicado en Perú y Moreno, en el barrio 9 de abril, partido de Esteban Echeverría. El viernes, cerca de las 21.30, dos hermanas y el bebé de una de ellas estaban reunidos con su hermano y su cuñada.
La edificación tiene tres pisos y está dividida en diez habitaciones, a las que se accede por un patio en común. Por allí dicen los testigos que entraron los atacantes. Llegaron cinco en un Chevrolet Corsa negro. Dos ingresaron a la pensión, otros dos se habrían quedado de “campana” al lado del auto y un tercero en el asiento del conductor, según indicaron fuentes del caso a Clarín.
“Rompan todo”, fue lo primero que alcanzaron a oír los vecinos. Luego vino la frase final: “Vos sos transa, vos sos transa”. Y comenzaron los disparos. Según las primeras pericias realizadas en la escena del crimen, al primero que mataron fue a Nahuel Alejandro Cisnero (20), oriundo de la localidad de General Pinedo.
El joven, al que conocían como “Francis”, estaba sentado en una escalera que daba al departamento conversando con un adolescente que vive en una habitación lindera. Cuando los dos sospechosos entraron armados, el adolescente alcanzó a esconderse y salió ileso del ataque. Cisnero recibió cerca de ocho tiros, de acuerdo a las primeras pericias. Todavía faltan los resultados de la autopsia.
Los asesinos entraron después a la pensión donde estaban las hermanas de “Francis”, Evelin Danila Giménez (26) y Carla Gianela Cisnero (16), y su pareja, Daniela Eliana Figueroa (22). Mataron a las tres de varios disparos. También resultó herido con un roce de bala el bebé de Evelin. Quedó internado, “fuera de peligro”, según dijeron fuentes del caso.
Después del ataque, los sicarios volvieron al auto y escaparon. De acuerdo a lo que se reconstruyó en base a las imágenes de las cámaras de seguridad de la zona, fueron desde Perú y Moreno hasta Lemos, y luego doblaron en Paula Albarracín hasta la Ruta 4, conocido en la zona como Camino de Cintura.
Una vez que paró la balacera, uno de los vecinos llamó al 911. Cuando la Policía llegó al lugar, las cuatro víctimas estaban sin vida y sobre un inmenso charco de sangre. “Era una escena dantesca”, dijo uno de los investigadores. “Los cuerpos estaban irreconocibles por la cantidad de disparos”, agregó. En el lugar del hecho se recolectaron 30 vainas servidas calibre 9 milímetros.
Al bebé lo llevaron de urgencia al hospital Santamarina de Monte Grande y luego lo trasladaron al Garrahan, ante la posibilidad de ser operado. Quedó bajo cuidado de personal de la Dirección de Niñez del Municipio que intentaban contactarse con algún familiar.
Hasta el momento, la principal hipótesis del crimen es la de un ajuste de cuentas vinculado al narcotráfico. Aunque, según informaron fuentes de la investigación, ninguna de las víctimas tenía antecedentes penales.
Lo que hace pensar sobre un asesinato vinculado a la venta de drogas es la frase que pronunciaron los atacantes antes de dispararle a “Francis”. También hay una versión de un vecino, que aún no fue ratificada ante la Justicia, sobre una presunta discusión entre el varón de los hermanos y un desconocido. “Gato, esto me lo vas a pagar”, se habría escuchado.
LOS MASACRADOS
Evelin Giménez y Carla Cisnero vivían desde hacía varios meses en esa pensión, con el bebé de la primera. Los tres son oriundos de General Pinedo, Chaco. Según detalló una fuente del caso, su hermano Nahuel se había mudado hace poco con su pareja Daniela a la misma pensión, pero a otra habitación.
Los jóvenes tienen, a la vez, un cuarto hermano que está preso desde diciembre del año pasado en una comisaría de Esteban Echeverría por un “intento de robo” y portación de arma de guerra.
Este sábado todavía era una incógnita la identidad de los cinco sospechosos que llegaron en el Corsa negro. Para dar con ellos, los investigadores intentaban descifrar la patente que fue registrada por las cámaras de seguridad.
La causa, caratulada como “cuádruple homicidio y lesiones”, está a cargo del fiscal Juan José Vaello, de la Fiscalía N°2 de Esteban Echeverría.