Kiri, el árbol capaz de frenar el cambio climático y que impulsa Argentina

Originario de China, es capaz de crecer en suelos infértiles y absorber hasta diez veces más dióxido de carbono que cualquier otra planta en el mundo.
El Kiri, también conocido como Paulownia tiene su origen en China. Este árbol se ha vuelto famoso por ser capaz de crecer en suelos infértiles y absorber hasta diez veces más dióxido de carbono que cualquier otra planta en el mundo.

Además de su gran absorción de dióxido de carbono, este árbol tiene propiedades que lo vuelven mucho más rentable que otro tipo de plantas. Tiene un rápido crecimiento por lo que podría ofrecer madera en sólo 9 años, son resistentes a las agresiones climáticas extremas ya que pueden regenerar sus raíces y vasos de crecimiento rápidamente, incluso en zonas áridas.
Suele crecer hasta unos 27 metros de altura, con troncos de entre 7 y 20 metros de diámetro. Se caracteriza por sus grandes hojas, que llegan a los 40 centímetros de ancho.
“Consume mucho dióxido de carbono del aire y produce gran cantidad de oxígeno. Conocido como ‘el árbol de la vida’, crece un metro por año y puede alcanzar los 30 metros. Nosotros lo trajimos en semillas y las pruebas realizadas acá han sido satisfactorias”, señaló el jefe del Programa Forestal de la Secretaría de Medio Ambiente, Gastón Balcala.
“La planta es propicia para la producción de madera, beneficia además con sus flores a los productores de miel y sus hojas ricas en proteínas, al caer de la planta fertilizan con sus nutrientes los suelos áridos y sus raíces previenen la erosión”, explicaron especialistas.

En Argentina comenzaron algunas experiencias y una de las zonas pioneras es San Luis y ahora están comenzando con plantaciones en San Rafael, provincia de Mendoza.
El programa plantea la producción de 100 mil ejemplares de Kiri en la provincia puntana.
En los terrenos poco fértiles, sus hojas (ricas en nitrógeno) aportan nutrientes a la tierra y sus raíces previenen la erosión. Al absorber 10 veces más dióxido de carbono que otras especies, emite grandes cantidades de oxígeno, lo que lo convierte en un gran aliado en la lucha contra el cambio climático.
El programa puntano plantea el cultivo de 100 mil ejemplares de Kiri en la provincia de San Luis.

A %d blogueros les gusta esto: