Homenaje de “El Movimiento Obrero” de Sáenz Peña en busto del General J.D. Perón.

En un nuevo aniversario del Día de la Lealtad “El Movimiento Obrero” de Sáenz Peña brindo un cálido homenaje en el busto del General.

El homenaje se realizó el busto ubicado en calle 14 esquina 17 ex 713 viviendas. En esta oportunidad se hicieron presentes integrantes del movimiento obrero y la actual diputada provincial Liliana Spoljaric.
El Secretario gremial de ATSA Osmar Ramos junto a los demás compañeros que se hicieron presentes en el lugar reivindicaron el compromiso con su líder y conductor manifestando que hoy más que nunca seguirán defendiendo los derechos de los trabajadores. Y no claudicar jamás y manifestaron su apoyo al gobierno nacional y provincial.

17 de octubre: A 75 años del día que nació el peronismo

Hace 75 años, el 17 de octubre de 1945, una gigantesca movilización popular exigió, y obtuvo, la liberación del coronel Juan Perón, que había sido vicepresidente, ministro de Guerra de una Argentina neutral durante la guerra mundial, y secretario de Trabajo y Previsión de la dictadura militar instaurada el 4 de junio de 1943.

La gigantesca marcha obrera que desafió kilómetros, barreras policiales, ausencia de transportes; que sorteó el Riachuelo, en bote o a nado cuando los puentes que unían la Capital con Buenos Aires se alzaron para impedirles el paso; aquel mar de gente llegaba desde los barrios más humildes del sur, desde las lejanas Berisso y Ensenada de los frigoríficos, desde los talleres de la zona industrial de Avellaneda, Lanús, Quilmes o La Matanza e incluso desde los talleres metalúrgicos y madereros del sur de la Capital, y representaba una nueva clase social, nacida en los años 30, aquellos de la Argentina opulenta, conservadora y despótica, que disfrazaba su autoritarismo con definiciones rimbombantes como la del fraude patriótico.

La multitud que el 17 de octubre entró en la Capital y en la historia, sólo tenía un eslogan: “Queremos a Perón”. El tambaleante poder militar, que días antes había encarcelado al coronel, lo convocó para que apagara el imprevisto incendio social. En la alta noche de aquel largo día, Perón habló desde el balcón de la Casa Rosada a la multitud reunida en la Plaza de Mayo. Eran las once y diez. Lo escuchaban entre doscientas y trescientas mil personas, una cifra tremenda en aquella Argentina escasa de habitantes; una cifra que la leyenda, y el propio Perón, aumentó luego hasta el improbable “millón de personas”.

Fue su primer balcón y acaso el único de sus discursos que no empezó con su legendario “Compañeros”: dijo “Trabajadores”. Fue un discurso emotivo en el que lanzó su candidatura política, consciente de que el gobierno llamaría a elecciones en seis meses; anunció que dejaba el Ejército, del que nunca se fue; creó una comunión definitiva con los trabajadores, castigó con dureza a la oposición y llamó a la sensatez y a la calma. Una receta que lo llevaría a regir los destinos del país por casi tres décadas, hasta su muerte en 1974.

 

A %d blogueros les gusta esto: