Sectores gremiales exigen justicia por la muerte de Ismael Ramirez

impulso 2La ironía de que Argentina es un país que produce alimentos para 300 millones de personas, y los pibes y pibas se mueren de hambre, es consecuencia directa de la perversa concentración de la riqueza en pocas manos, mientras el pueblo y la clase trabajadora se encuentra cada vez más empobrecida.

Días como este, en que nos enteramos que un niño fue asesinado de un balazo cuando intentaba palear el hambre que genera este sistema que ajusta y luego reprime, nos llena de tristeza. Pero además nos alienta a fortalecer la organización y la lucha.

La Central de Trabajadores de la Argentina Autónoma condena este hecho, exige que se investigue, que se haga justicia y que en el país no vuelva a haber ni un pibe ni una piba sin comer ¡Nunca más!

Firman el comunicado: Ricardo Peidro, Secretario General y María Ana Mandakovic, Secretaria de Comunicación.