A contramano del mundo, Trump restablece la pena de muerte

pena de muerte eua Sucede tras 16 años con el argumento de la "necesidad de dar justicia a las víctimas". El recuerdo de los "Cinco del Central Park".
El Gobierno del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, anunció que desde diciembre próximo serán restablecidas las ejecuciones para condenados por casos federales, que estuvieron en suspenso durante los últimos 16 años y que como una sanción penal sólo se aplica en norteamérica, Asia y en algunos países de Africa.

El Gobierno del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, anunció hoy que desde diciembre próximo serán restablecidas las ejecuciones para condenados por casos federales, que estuvieron en suspenso durante los últimos 16 años y que como una sanción penal sólo se aplica en norteamérica, Asia y en algunos países de Africa.
El Presidente de EE.UU. siempre mantuvo una posición a favor de la pena de muerte. En 1989 escribió en distintos diarios de Nueva York una nota en la que instó a la clase política a reestablecer este tipo de condena. "Si el castigo es fuerte, los ataques contra personas inocentes se detendrán", aseguró en su momento.
La primera vez que Trump pidió la pena de muerte aún no soñaba con ser presidente de los Estados Unidos. Entonces, publicó una solicitada que llevaba el título “Traer de vuelta la pena de muerte". Entonces, la ciudad de Nueva York atravesaba un alza en la criminalidad.
El 19 de abril, una corredora apareció en el Central Park brutalmente golpeada y violada. La Policía culpó a cuatro menores negros y uno latino de entre 14 y 16 años. Los “Cinco de Central Park”, como los llamaron los medios de comunicación, fueron injustamente condenados a prisión. En 2014, el Gobierno de Estados Unidos les pagó US$41 millones para resolver las demandas de derechos civiles.
El caso revivió gracias a Así nos ven (When They See Us), una miniserie de cuatro episodios de Netflix, que se estrenó el 31 de mayo, obra de la directora Ava DuVernay. Un tenso relato criminal que funciona por su propio mérito.

El Gobierno del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, anunció hoy que desde diciembre próximo serán restablecidas las ejecuciones para condenados por casos federales, que estuvieron en suspenso durante los últimos 16 años y que como una sanción penal sólo se aplica en norteamérica, Asia y en algunos países de Africa.
El Presidente de EE.UU. siempre mantuvo una posición a favor de la pena de muerte. En 1989 escribió en distintos diarios de Nueva York una nota en la que instó a la clase política a reestablecer este tipo de condena. "Si el castigo es fuerte, los ataques contra personas inocentes se detendrán", aseguró en su momento.
La primera vez que Trump pidió la pena de muerte aún no soñaba con ser presidente de los Estados Unidos. Entonces, publicó una solicitada que llevaba el título “Traer de vuelta la pena de muerte". Entonces, la ciudad de Nueva York atravesaba un alza en la criminalidad.
El 19 de abril, una corredora apareció en el Central Park brutalmente golpeada y violada. La Policía culpó a cuatro menores negros y uno latino de entre 14 y 16 años. Los “Cinco de Central Park”, como los llamaron los medios de comunicación, fueron injustamente condenados a prisión. En 2014, el Gobierno de Estados Unidos les pagó US$41 millones para resolver las demandas de derechos civiles.
El caso revivió gracias a Así nos ven (When They See Us), una miniserie de cuatro episodios de Netflix, que se estrenó el 31 de mayo, obra de la directora Ava DuVernay. Un tenso relato criminal que funciona por su propio mérito.
La justificación
El ministro de Justicia, William Barr, justificó la reimplantación de la pena capital con la necesidad de dar "justicia a las víctimas de los crímenes más horribles". "El Departamento de Justicia ha buscado la pena de muerte para los peores criminales" expresó.
En la misma línea, Barr aseguró que algunos condenados están acusados por asesinato, delitos de tortura y hasta violación contra niños y ancianos. El fiscal general, transmitió además su decisión al buró de prisiones y pidió a su director,Hugh Hurwitz, que programe las ejecuciones de cinco presos
"Bajo gobiernos de ambos partidos, el Departamento de Justicia ha buscado la pena de muerte para los peores criminales, incluidos estos cinco asesinos, cada uno de los cuales fue condenado por un jurado tras un proceso completo y justo", dijo Barr en una declaración pública.
Según informó el Centro de Información sobre la Pena de Muerte, en la actualidad hay 62 condenados a muerte por el fuero federal en distintas partes de Estados Unidos. Además, comunicó que la última ejecución se produjo en 2003.
Por su parte, el diario El País afirmó que en 2018 hubo 25 ejecuciones pero todas fueron por sentencias de tribunales estatales.
La próxima ejecución, con el uso de una inyección de pentobarbital, está fijada para el 9 de diciembre en la prisión federal de Terre Haute (Indiana).
Repercusiones
La suma de rechazos a la pena capital movió con el tiempo a 21 de los 50 estados del país a ordenar su abolición, en último de ellos New Hampshire.
Sin embargo, la primera voz que rechazó la medida sonó en California, cuyo gobernador, Gavin Newson, expresó su rechazo en duros términos. "El gobierno de Trump ha elegido unirse a Kim Jong-unde Corea del Norte, al rey Salman de Arabia Saudita y al gobierno de (Vladimir) Putin en la ejecución de sus ciudadanos", denunció.
"El asesinato intencional de otra persona está mal y nuestro sistema de pena de muerte ha sido, en todos los aspectos, un fracaso", apuntó Newson.
Añadió que "la pena de muerte ha discriminado a los acusados que tienen enfermedades mentales y a afroamericanos que no pueden pagar una representación legal costosa".
Desde 1973 un total de 166 presos condenados a la pena capital en todo el país, incluidos cinco en California, fueron liberados del castigo después de que se comprobaran errores en los juicios, detalló la agencia EFE.
Por su parte, el director ejecutivo del Centro de Información de Penas de Muerte sin fines de lucro, Robert Dunham, dijo que le preocupaba que el proceso para reanudar las ejecuciones fuera apresurado.
"El gobierno federal no ha llevado a cabo ninguna ejecución en 15 años y eso plantea serias dudas sobre la capacidad para realizar las ejecuciones de manera adecuada", dijo.